loading

Caricamento...

Warning: detected different language in your browser. We recommend you go to the .com      
 
  • ×

    Inscripción

    Inscríbase ahora y aproveche las ventajas
    selecciona una opción
     
    Introducir un nombre de contacto
    Dirección de correo electrónico necesaria
    Introducir 8 caracteres como mínimo

    De acuerdo con el art. 13 del D. Leg. n° 196/2003, de 30 junio ("Código en materia de protección de datos personales"), esta nota describe el método aplicado por Arredo3 para el tratamiento de los datos personales de los usuarios recibidos a través de su sitio Internet (el “Sitio”) y otros medios.



    ×

    Inscripción

    Inscríbase ahora y aproveche las ventajas





 
La Historia de Arredo3 comienza gracias al espíritu emprendedor y al coraje de 3 amigos que, con una sólida experiencia en el campo de la producción de muebles de cocina, deciden dar vida a su propia aventura empresarial y fundan aquella que, con pasos pequeños y decididos, se ha convertido en la empresa que desde hace 30 años anima el corazón de cada hogar: la cocina.


1984 - Todo comienza en 1984, el mismo año en que Maradona debuta en el Napoli y Apple comercializa su primer Mac: en Resana, en la campiña de Treviso, en un pequeño taller artesanal, Ivano, Aldo y Franco fabrican el primer modelo de cocina, la Serie 70.

1986 - Transcurridos tan solo dos años, la empresa recién nacida ya manifiesta la necesidad de unir un espacio comercial a la planta de producción: es el mismo año en que nace en Italia Dylan Dog y, del otro lado del océano, Mike Tyson conquista por primera vez el título de campeón del mundo de los pesos máximos. También Arredo3 se prepara para afrontar un desafío importante, es decir la primera verdadera mudanza, la primera etapa de un proceso de crecimiento destinado a proseguir.

1988 - Es el año en que Massimo Ranieri gana la 36ta edición del Festival de la Canción de San Remo con "Perdere l'amore" y Senna se diploma campeón del mundo de Fórmula 1 con McLaren, mientras que en Trebaseleghe soplan aires de cambio. Las necesidades de producción aumentan y Arredo3 se muda de nuevo y llega a Morgano, en un área de 2 800 m2, la primera nave industrial propia, fruto de un trabajo tenaz y el primer motivo de orgullo.

1996 - Con el correr del tiempo el mercado es cada vez más receptivo y exigente, el círculo virtuoso de la buena reputación ya ha engranado con el de las ventas y Arredo3 se equipa como mejor lo sabe hacer: arremangándose e implementando las herramientas solicitadas por los clientes, es decir los primeros catálogos fotográficos y listas de precios. Mientras en América Michael Johnson establece el nuevo récord mundial corriendo los 200 metros en 19,32, también Arredo3 supera de nuevo sus límites y se establece en la sede actual de Scorzè, ocupando un área de 50 000 m2.

1999 - La segunda generación entra en la empresa con Daniele. A él lo siguen poco más tarde Andrea, Alberto y Jessica confirmando las bases familiares sólidas de la empresa y el vínculo de amistad sincera que une a los socios fundadores. Se trata de un punto de salida nuevo y estimulante, porque Arredo3 ahora puede contar con un motor potente y fiable, su capital humano: el equipo es tenaz y está motivado y, sobre todo, está unido en el camino emprendido, muy trabajoso pero pleno de satisfacciones.

2012 - Desde hace solo un año, la empresa cuenta con su división de Pintura que permite satisfacer puntualmente la demanda creciente de lacado y ya comienza a plasmarse otro proyecto: una sala de exposición de más de 3 000 m2 para exponer los modelos de las colecciones Classico, Moderno y Giorno además de Arredo3 Lab, la forja creativa donde la idea se convierte en proyecto y el proyecto se plasma, dando un alma al espacio: es en este contexto donde nace la apreciada serie Kalì.

2014 - Alguna que otra cabeza ha comenzado a pintar canas y, si por un lado alguien se adjudica el título de "Primera jubilada Arredo3", por otra parte se festeja la llegada del "Primer nieto Arredo3". La empresa celebra el 30° aniversario de actividad, manteniendo intactos sus valores. Muchos empleados crecieron junto a la empresa y hoy combinan el empeño que siempre han demostrado con una profesionalidad madura.